Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

Aumentan accidentes laborales en empresas del Estado

Usar dos Tarjetas de Crédito en una misma compra, acumula dólares a 4.3 para compras futuras, aprovecha hasta el 60% de descuento en todas tus compras y muchas ventajas más. Cómprala una Gift Card YA..

Conozca cómo comprar una Gift Card
Recibe nuestras actualizaciones vía Email

Envía por correo tu aporte a este blog





ANA DÍAZ
El Nacional - entornointeligente.com


El lunes de Carnaval, Abraham Perozo, trabajador de la Corporación Eléctrica Nacional, murió electrocutado en Santo Domingo, Mérida. Ese día también hubo una explosión en una celda en la planta de Alcas en Guayana. En este caso no se registraron víctimas.

La dirigencia sindical y los delegados de prevención y seguridad laboral de las industrias del Estado expresan frustración ante la apatía de las autoridades y la gerencia por evitar accidentes, que lejos de disminuir aumentan cada año.

Cifras de organizaciones laborales señalan que 56 trabajadores han fallecido en accidentes desde 2007 hasta febrero de 2012, de los cuales 28 eran del sector de hidrocarburos, 21del eléctrico y 7 de las empresas básicas de Guayana.

Mientras el sector eléctrico registra al año 500 accidentes, la industria petrolera alcanzó esa cantidad desde 2005, pero en siniestros con lesiones que causaron discapacidad parcial o total a los afectados.

José Bodas, secretario general de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela, denunció el hermetismo de Petróleos de Venezuela sobre los siniestros ocurridos en sus instalaciones y el descuido en garantizar las condiciones óptimas de seguridad e integridad física del personal.

Recordó que la corporación petrolera está obligada por la Lopcymat, Ley Orgánica de Prevención, Seguridad y Medio Ambiente del Trabajo, a reportar los accidentes al Inpsasel, Instituto Nacional de Prevención y Seguridad Laboral.

El sindicalista dijo que el contrato colectivo petrolero también establece que Pdvsa debe informar a la Futpv y sus sindicatos sobre cualquier situación de seguridad, dentro y fuera de las plantas, que afecte a los trabajadores, y asumir su compromiso.

El 13 de enero, con motivo de la intervención del presidente Hugo Chávez en la Asamblea Nacional, Pdvsa movilizó a trabajadores de diferentes áreas para participar en la concentración que se realizó en las afueras del Parlamento, refirió. "En un accidente de tránsito en Yaracuy murieron 3 trabajadores y otros 17 resultaron heridos. Ahora la empresa no quiere reconocer su responsabilidad en el hecho, cuando esas personas fueron enviadas a un acto político en su horario de trabajo", señaló el dirigente.

Otros dos acontecimientos fatales ocurrieron en enero. En el lago de Maracaibo un buzo falleció y otro empleado resultó muerto en el choque de una lancha contra una boya, porque no tenía luz.

Bodas indicó que tres trabajadores, que laboraban en una parada de planta en el Complejo Refinador de Paraguaná, estado Falcón, murieron a manos del hampa por la falta de vigilancia en las inmediaciones de esa instalación, que en enero registró cuatro paralizaciones por problemas en los equipos y maquinarias, y Pdvsa no informó a la representación sindical sobre lo sucedido.

Dejadez oficial El derrame de crudo en el río Guarapiche, estado Monagas, no se atendió de inmediato porque los operarios de esta especialidad estaban en Caracas en un acto político el 4 de febrero, dijo Bodas. "Es alarmante observar que los trabajadores encargados de recoger el petróleo, no tenían guantes, cascos ni las botas adecuadas".

La Lopcymat ordena a los empleadores públicos y privados a proporcionar a los trabajadores el vestuario e instrumentos para garantizar una actividad segura y la salud en el ambiente laboral.

Sin embargo, la dotación insuficiente o nula de mascarillas y tapones para los oídos, además de uniformes, calzado, cascos y guantes, entre otros, es el reclamo constante de los sindicatos de las industrias estatales.

"Las condiciones de seguridad en las empresas básicas de Guayana son deplorables.

No ha habido tragedia de gran magnitud porque Dios protege a los trabajadores", expresó Henry Arias, secretario general del sindicato de trabajadores de Alcasa.

Inpsasel recorre las plantas, pero su acción se reduce a recomendaciones y exhortos de las que la gerencia hace caso omiso. "Queremos que el instituto muestre la misma severidad que aplica en las empresas del sector privado", demandó.

El sindicalista indicó que en Alcasa los trabajadores padecen de enfermedades respiratorias por el polvillo que desprenden los carbones con alto contenido de vanadio, silicio y sodio. "El sindicato debió comprar dos nebulizadores porque en el servicio médico no hay", denunció, y añadió que no cuentan con ambulancia, porque la unidad está retenida en el taller mecánico. Alcasa no ha cancelado los 40.000 bolívares que costó la reparación. "El incendio del lunes de Carnaval lo apagaron los bomberos del estado debido a que la unidad contra incendios de la empresa tiene problemas", afirmó.

Dijo que este siniestro puede repetirse porque la temperatura debe estar en un máximo de 940−950 grados y ha llegado a 1.000−1.010 grados, lo cual ocasiona la explosión que perfora la celda.

Con respecto a la dotación de uniformes y equipos para el trabajo, informó que hay retardo de hasta 4 años en las distintas empresas básicas y cuando dan algunos implementos, están fuera de las especificaciones técnicas requeridas.

Ello hace que los trabajadores se vean obligados a comprar con su dinero las bragas, cascos, botas, guantes y otros equipos de seguridad industrial, añadió José Luis Alcocer, dirigente sindical de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro.

En la planta hay mucha inseguridad, pero los accidentes han disminuido no por la diligencia de la gerencia de Sidor, sino por la caída brusca de la actividad y la producción, refirió.

En el sector eléctrico la situación no es mejor. Corpoelec está en mora con los trabajadores en la dotación de uniformes y equipos y en la garantía de seguridad en las actividades, por la falta de mantenimiento a las centrales.

A esta situación se suma la carencia de personal en el área de operaciones, lo que obliga a redoblar el trabajo y que, de acuerdo con los sindicatos, pudo ser la causa de la muerte de Abraham Perozo.

"Estamos hablando de una actividad de alto riesgo que exige llevarse a cabo con normas y especificaciones de seguridad industrial nacionales e internacionales", insistió el sindicalista Joaquín Malavé.

Recordó que los trabajadores de la otrora Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico, Cadafe, no reciben dotaciones hace más de cuatro años. "La Electricidad de Caracas, que siempre estuvo al día, tiene un atraso de 18 meses", expresó Malavé.

Números atrasados Las organizaciones sindicales acuden al Inpsasel para que intervenga y castigue a los responsables de los accidentes, pero no han tenido éxito.

José Bodas dijo que funcionarios de ese organismo alegan que hay "una orden de arriba" de no sancionar a los empleadores cuando ocurren siniestros.

Denunció que en el caso de accidentes muy notorios para la opinión pública, como el de la gandola de gasolina que se incendió en la carretera Panamericana en diciembre pasado, que causó la muerte de 14 personas, "toda la culpabilidad recae en el conductor y Pdvsa se lava las manos, cuando ella tiene su cuota de responsabilidad porque las unidades de su flota no reciben el mantenimiento adecuado".
Los dirigentes sindicales deploran que las estadísticas oficiales no estén al día. La data publicada en la página web del Inpasel presenta cifras hasta el año 2007.

anadiaz@el−nacional.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada