Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

Trabajador del tren: Yo trabajo con mi propio tensiómetro

Usar dos Tarjetas de Crédito en una misma compra, acumula dólares a 4.3 para compras futuras, aprovecha hasta el 60% de descuento en todas tus compras y muchas ventajas más. Cómprala una Gift Card YA..

Conozca cómo comprar una Gift Card

Recibe nuestras actualizaciones vía Email
Envía por correo tu aporte a este blog


Florantonia Singer

ultimasnoticias.com.ve

El nombre, número de cédula y firma de Wilfredo Macero, aparece en la casilla número 45 de una lista de 96 rúbricas que suscriben el memo con el asunto: "Condiciones inseguras en la circulación de trenes del tramo Cúa-Caracas" enviado por los conductores del ferrocarril Ezequiel Zamora el 4 de octubre de 2010.

Macero falleció en el accidente del jueves, como una confirmación del riesgo que los trabajadores venían advirtiendo a las autoridades desde hace más de un año.

Las fallas en el ferrocarril, inaugurado en 2006, comenzaron en 2007. El 7 de diciembre un tren sufrió un leve descarrilamiento y afectó el uno de los 3 cambiavías que tiene la vía en un tramo cerca de Caracas.

"Nunca se reparó y sólo se pueden usar los otros dos cambiavías y en el que ocurrió el descarrilamiento, pero a muy poca velocidad", señaló el conductor Javier Martínez.

El año pasado también ocurrió un pequeño choque. "Las autoridades lo calificaron como acople forzoso para no decir que ocurrió una colisión en curva", denunció Raymer Noguera, secretario general Sindicato Nacional Socialista de Trabajadores Ferroviarios Ezequiel Zamora (Sinstrafeza).

La ausencia del cable ATP (Automatic Train Protection) fue denunciada en el memo de 2010 y es la falla que más compromete la seguridad del sistema. Entre el kilómetro 30 y 39 del sistema se habían robado el material, un año después aún no ha sido repuesto. Otro tramo de 1 kilómetro, entre Charallave Norte y Sur, también desapareció.

Las redes de comunicaciones internas de los trenes también se ven afectadas por el robo de cables, de los que depende la señal de los radios.

En septiembre de 2010, Sinstrafeza exhortó a las autoridades del Instituto de Ferrocarriles del Estado (IFE) coordinar el apoyo de algún cuerpo de seguridad para custodiar las instalaciones. La milicia bolivariana está desplegada en el sistema hace 1 año

Al menos 10 reclamos, desde agosto de 2009, ha enviado Sinstrafeza a Pérez Colina para denunciar condiciones inseguras de trabajo, tal como lo establece la Lopcymat.

La última advertencia la enviaron el 3 de mayo pasado donde enviaron exponen una relación de al menos 25 solicitudes de inspección y reuniones enviadas al presidente del IFE. "Pérez Colina sabía lo que está sucediendo en el ferrocarril".

A expensas de apagones. Las baterías de los equipos de señalización no se reponen desde hace dos años. Unos 200 equipos están dañados y cuando ocurren caídas de tensión en algunos tramos no se puede visualizar dónde están los trenes o se generan falsas ocupaciones; quedan a ciegas.

Las fallas eléctricas son frecuentes en la zona y el ferrocarril las padece. "El sistema debería tener generación eléctrica propia, pero el tren depende de la red nacional y la de Santa Teresa está muy degradada", agregó Martínez.

Más trenes. Para optimizar el servicio de transporte el IFE comenzó a aumentar la frecuencia de salida de trenes para reducir los tiempos de espera de los pasajeros.

El tren inició operaciones con tiempos de espera de 20 minutos, bajó a 16 minutos en julio de 2011 y este septiembre se planificó que saldrían trenes cada 13 minutos.

"Con el regreso de clases se propuso que se aumentaría la frecuencia, pero si no tienes ATP tienes que hacer los controles a través de radio", señalo Noguera.

Las lanzaderas (trenes que no llegan a una estación terminal, que se usan en horas pico) estaban saliendo cada 5 minutos. "Con las fallas que tiene el sistema se corre el riesgo de un choque de trenes", agregó Martínez.

Una ambulancia. Los sistemas de emergencia también están disminuidos. En 2006 el ferrocarril contaba con 4 ambulancias, una en cada estación y el día del accidente solo había un vehículo.

Dámaso Curvelo, técnico de emergencia, denunció que desde 2009 no se hacen simulacros de choques de trenes. En los cinco años que tiene en funcionamiento sólo han hecho dos.

El personal de seguridad y emergencia pasó de 210 personas a 171. "No hay dotación de equipos de emergencia. Yo trabajo con mi propio tensiómetro", señaló Curvelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada