Por qué todos están comprando Gift Card. Averígualo AQUI


Estrés laboral, normativa, videos y soluciones

Usar dos Tarjetas de Crédito en una misma compra, acumula dólares a 4.3 para compras futuras, aprovecha hasta el 60% de descuento en todas tus compras y muchas ventajas más. Cómprala una Gift Card YA..

Conozca cómo comprar una Gift Card


Recibe nuestras actualizaciones vía Email
Envía por correo tu aporte a este blog

El estrés por motivos laborales (Exceso de trabajo, excesos en las exigencias, falta de descanso y/o combinación de ellos) está tipificado dentro de la legislación venezolana como una enfermedad ocupacional.

El Artículo 70 de la Lopcymat define lo que es una Enfermedad Ocupacional expresando que se entiende por la misma como los estados patológicos contraídos con ocasión del trabajo o exposición al medio en el que el trabajador se encuentra obligado a trabajar, tales como los imputables a la acción de factores psicosociales y emocionales (Entre otros), que se manifiesten por trastornos funcionales o desequilibrio mental (así como físico), temporales o permanentes.

La Norma Técnica para la Declaración de Enfermedad Ocupacional emitida por el Inpsasel en el año 2008 expone 5 tipos de Afecciones por Factores Psicosociales: 1) Estrés ocupacional, 2) Fatiga laboral, 3) Agotamiento emocional (Sídrome de Bournout), 4) Respuesta a Acoso laboral (Síndrome de Moobing) y 5) Trastornos no orgánicos del sueño

En teoría, y por ley (Artículo 73) los episodios de estrés laboral deberían declararse formalmente ante el Inpsasel, sin embargo, en la práctica estas situaciones terminan con la renuncia voluntaria del trabajador o en muy pocos casos extremos, en denuncias formal por acoso laboral (Ver leyes).

Los trabajadores y trabajadores que creen estar expuestos a este tipo de patologías por razones laborales deben como mínimo llevar sus planteamientos y denuncias (por escrito) ante los Delegados de Prevención, y estos últimos, hacer una análisis objetivos de las condiciones laborales a las cuales está expuesta el trabajador o trabajadora afectada, con el fin de verificar la veracidad de su situación, y posteriormente llevar dichos planteamientos ante el Comité de Seguridad para ser solucionadas.

Siendo esta una situación compleja en la que no existen criterios para determinar qué cantidad de trabajo puede considerarse con excesivo y riesgoso para la salud emocional del trabajador, lo mejor es percatarse de elementos tales como:


a) El cumplimiento tanto de los descansos establecidos por Ley (No más de 5 horas continuas trabajando, no más de 8 horas diarias, con excepciones) como de los recesos intrajornada recomendados (si es posible, recesos de 5 minutos cada hora).


b) El trato respetuoso y apegado al mínimo respeto por la condición y la dignidad humana de los trabajadores, del patrono o supervisor hacia los trabajadores y trabajadoras.


c) Revisar el listado de asignaciones y funciones (si existe) del cargo, compararlo con otros cargos de la empresa, o incluso, de otras empresas del sector.


d) La presencia de síntomas típicos de estrés laboral (ansiedad extrema, llanto, cefaleas, temblores). Ya en este caso, debería hacerse la declaración de Enfermedad Ocupacional.




Soluciones
Identificar los factores que te provocan estrés y buscarles solución te ayudará a mejorar las condiciones en las que trabajas, entérate cómo

esmas.com/

No hay ningún trabajo que no genere estrés. Su identificación así como conocer sus factores de riesgo te ayudará a prevenirlo y mejorar las condiciones en que laboras.
Cuando creas que el estrés está a punto de alterar demasiado tus sentidos, entonces es necesario que sigas estas recomendaciones:

· Aprende a manejar y afrontar el estrés: lo que debes hacer es encontrar soluciones y no ignorar el estrés o intentar persuadirte de que no es real.

El primer paso para encontrar soluciones es identificar lo que está causando el estrés. Tal vez te sientas descontento con el trabajo en general y no comprendas que el problema es algo concreto.

Para identificar lo que desencadena el estrés, haz una lista de todas las cosas que te molestan, de todas tus quejas y complétala durante varios días, después, clasifica las molestias en orden de importancia y decide sobre cuáles puedes actuar.

· Cambia de perspectiva: al recordar sucesos pasados, ¿acostumbras a decirte? ‘bueno, ahora tal vez me ría, pero en ese momento no fue nada divertido’.

Cuando crece el estrés, las cosas pueden perder toda proporción, un dolor de cabeza, el estómago vacío o problemas familiares pueden hacer que un pequeño desaire parezca un enorme insulto.

Verás las cosas de forma distinta si das un paso atrás con respecto a lo que estás sucediendo y lo contemplas como una obra de teatro.

· Busca detrás de la escena: a veces, en el trabajo pasan más cosas de las que puede captar el ojo (o el oído). Trata la situación como si se tratara de una obra de teatro, la descripción de su trabajo es el guión, lo que debes hacer para trabajar en forma cómoda y eficaz puede estar oculto detrás de las escenas.

Por ejemplo, quizás pienses que tu principal obligación es proporcionar un trabajo técnico experto, pero el verdadero determinante de que las cosas vayan bien o mal pueden ser las relaciones con tus jefes y/o con el personal.

· Aprende a leer los signos de estrés: ese dolor de cabeza sobre el ojo izquierdo, la rigidez de cuello, las manos temblorosas, todas son señales de que el estrés está haciendo presa de ti.

Detente y haz algo, tómate un descanso, sal a pasear o trabaja para reducir la fuente del estrés; esto puede suponer bajar el listón de tus expectativas. Si estableces objetivos realistas y alcanzables, disfrutarás del placer de la realización y darás un buen incentivo a tu ego.

Completar una tarea puede hacerte sentir mejor, que cinco proyectos muy ambiciosos pero a medio concluir.

· Cambia lo que puedas: realiza una segunda lista de todas las funciones que desempeñas en el trabajo, incluso las más triviales.

Haz una tercera lista de todas las personas con las que interactúas cada día (en persona, por teléfono o por correspondencia), incluye a todo el mundo, desde la supervisora hasta el afanador.

Después haz otra lista de todas las condiciones que rodean tu trabajo, como el desplazamiento, la ‘máquina’ que no funciona en el momento que la necesitas, el ascensor que funciona mal, la iluminación y la temperatura.

A continuación, marca con un círculo todas las personas, funciones o condiciones que incrementen tu estrés laboral e implementa las acciones pertinentes para eliminarlo y mejorar tu calidad laboral. Por ejemplo para mejorar la comunicación con el personal puedes ser más receptivo a las sugerencias de los compañeros o clientes.

Te recomendamos que realices algún deporte que no sea de contacto, son buenos la caminata, la natación, el ciclismo, los aeróbicos de bajo impacto, etc.

La próxima vez que sientas la presión del trabajo, revisa esta lista. Una o más de estas ideas podrían ayudarle a afrontar la situación.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada